Presenta INDE nuevo director

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

21 julio, 2018

| Estado

ROBAN LIMOSNA DE IGLESIA DE MONTERREY

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

20 julio, 2018

| Ciudad

INCENDIO EN DOMICILIO FOMERREY 51

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

20 julio, 2018

| Estado

INCENDIO EN RECICLADORA DE METALES ,EN ESCOBEDO

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

19 julio, 2018

| Estado

MUERE HOMBRE ATROPELLADO EN ECOVÍA

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

19 julio, 2018

| Estado

CAPTURAN PRESUNTO A HOMICIDA Y AGRESOR SEXUAL

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

19 julio, 2018

| Estado

Despedida incomparable

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

18 julio, 2018

| Deportes

Joven es baleado a domicilio

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

18 julio, 2018

| Estado

89.3 FM

770 AM

1230 AM

Por desidia o desinformación, ciudadanos podrían quedarse sin votar

Autor: Radio Fórmula RF Monterrey

|

Fecha: 1 julio, 2018

Por Maricruz González

México, 1 Jul (Notimex).- La desidia por no cambiar la dirección de su domicilio o el desconocimiento de la ubicación de sus casillas, son dos de los factores que pueden influir en que hoy cientos de ciudadanos no puedan emitir su voto.

Y es que cientos de personas continúan llegando a las inmediaciones de Eje 1 Norte y calle Aldama para intentar entrar a la casilla especial de la Biblioteca Vasconcelos, donde ya han sido marcadas en su muñeca las mil 500 personas que podrán sufragar.

Esta es una de las 25 casillas especiales dispuestas por el Instituto Nacional Electoral (INE) en la Ciudad de México y al parecer han sido insuficientes a la demanda, ya que en redes sociales hay videos de ciudadanos que están enojados por la falta de boletas en el lugar.

Sin embargo, las casillas especiales están implementadas para ciudadanos de tránsito o que por cuestiones de distancia no pueden acudir a su casilla designada. Al menos en esta casilla doble (en la Biblioteca Vasconcelos) se han dado cita personas que por falta de tiempo no cambiaron la dirección de su domicilio o porque no indagaron cuál era la que les correspondía y pensaron que podrían votar en cualquiera.

Karla Martínez vive en la colonia Buenavista desde hace 15 años y asegura que esta casilla es la que le corresponde, pero ha llegado pasado el mediodía y le comentaron en la fila que al no tener un número asignado en su mano, no podrá votar.

“Esto es injusto porque yo sí vivo cerca de aquí y vine pensando que podría votar sin ningún problema. Es absurdo que vengan personas de otros lados y que ellos sí puedan votar”, expresó mientras intentaba acercase a la puerta y preguntar al representante de casilla qué podría hacer. Como ella, hay decenas de personas.

Por otro lado, hay personas como Juanita Gutiérrez, quien está por pasar a votar; tan sólo le faltan unas 20 personas y calcula que lo hará en aproximadamente 40 minutos. Ella viene con sus dos hijas, y son de Puebla, se dedican al comercio ambulante y en la semana se enteraron que en la Biblioteca podrían votar. “Una clienta me preguntó por quién iba a votar y le dije que no lo haría porque nuestras identificaciones son de Puebla”, recordó.

Al otro día, continuó doña Juanita de 55 años de edad, pasó y me dijo: Ya pregunté y ustedes pueden votar en la Biblioteca, pero vénganse temprano porque dicen que habrá mucha gente y sí, levante a mis chamacas como diario, a las 6:00 horas y tomamos el Suburbano, llegamos aquí a las 7:30 y ya había una fila muy larga, pero alcanzamos a que nos pusieran el número.

Ahora ellas están por pasar a votar pero aún no tienen claro por quién lo harán porque, dicen, “no nos convencen. Nosotras no estudiamos, pero algunos ofrecen cosas como dinero a madres solteras y luego ganan y se les olvida”.

Doña Juanita y sus dos hijas, Carmen y Dulce María, llevan más de cinco horas formadas, traen dos niños pequeños que apenas han comenzado a caminar, y aún no desayunan pero tienen la convicción de que quién gane apoyará a las madres solteras porque su mayor preocupación es tener una escuela para dejar a sus hijos mientras trabajan.